Bizcocho de limón irresistible


Me encanta comer. Y me encanta cocinar. Sobre todo, postres (y luego… rebañar el molde..) A mí, me relaja. A veces, cuando llego exhausta del trabajo, agobiada, inquieta, sea la hora que sea, me pongo a hacer magdalenas, bizcochitos, tortas, natillas o lo que se me antoje en función de los ingredientes que tenga a mano.

El otro día fui a comer a casa de una amiga que tiene un niño pequeño. Me apetecía llevarles un postre. Tenía que ser algo ligero, fácil de sabores, y sin demasiadas cosas para que se lo pudiera comer el peque. Así que el día de antes estuve hojeando un libro de recetas que tengo que es una pasada, 500 pasteles, y escogí éste que os pongo a continuación. El nombre oficial es bizcocho madeira. Es un pastel super sencillo de hacer, ideal para hacer con niños o si eres principiante, y que resulta absolutamente delicioso. Queda esponjoso, muy ligero y no empalaga, porque como lleva limón, le da un toque fresquito. Se llama de Madeira porque, tradicionalmente, cuando se inventó, allá por el siglo XIX, se servía acompañado por un vaso de vino de Madeira.

**Necesitarás un molde redondo de unos 20 cm de diámetro, o uno de esos alargados. Queda bien con los dos.

Estos son todos los cacharros que he utilizado

ingredientes y utensilios

ingredientes y utensilios

Ingredientes para un pastel de unas 8 raciones.

220 g de mantequilla pomada (a temperatura ambiente, blandita para poder trabajar bien con ella). También se puede usar margarina vegetal especial para cocinar. Yo la prefiero

140 g de azúcar blanquilla + 2 cucharadas que utilizaremos al final para espolvorear

3 huevos grandes (camperos)

170 g de harina con levadura (venden un preparado para bizcochos que es eso, harina con levadura. Si no lo encuentras, simplemente usa harina + levadura, y para calcular cuánta levadura, sigue las instrucciones que están en la caja de la levadura)

30 g de harina SIN levadura

la cáscara finamente rallada y el zumo de un limón


Cómo se hace

Antes de empezar, enciende el horno para que se precaliente a 160ºC.

En un bol, mezcla la mantequilla con el azúcar. La mantequilla tiene que estar bien blandita, sino no podrás. Si ves que está demasiado dura, dale un golpe de microondas para ablandarla; pero poco, unos segundos. Tiene que quedarte con una textura similar a la de la plastilina. Mezcla con una espátula ambos ingredientes, hasta que te quede una masa blanquecina, cremosa. A continuación, bate uno a uno los huevos y ves echándolos a la mezcla removiendo bien cada vez. Los huevos tienen que estar muy bien batidos. El secreto para que el pastel quedo esponjoso y suba es que las claras estén super batidas. También podemos usar una batidora, batir muy bien la clara y echar la yema a continuación.

Una vez hemos mezclado bien los huevos, tamizamos la harina y la vamos incorporando. Yo uso un colador. Se trata de que la harina quede finita, sin grumos, para que la masa sea más homogénea.

Remueve bien. Lo ideal es que lo hagas en el sentido de las agujas del reloj, por ejemplo, y de abajo hacia arriba. Es decir, no chafes la mezcla, es importante darle aire, para que vaya cogiendo volumen. Cuando acabes, añade el zumo de limón y la cáscara, rallada muy finita. La textura final que tiene que tener es como de mousse de limón.

La masa debe tener el aspecto y la textura de una mousse de limón

Vierte la masa en el molde, extiéndela de forma uniforme y espolvorea las dos cucharadas de azúcar por encima, bien repartidas. Hornéalo -con la placa de arriba y de abajo encendida y, si tienes, el ventilador del horno en marcha para que se reparta bien el calor, durante unos 50 minutos. Pero ves controlando. Tiene que quedar doradito por arriba pero sin que se llegue a hacer demasiado, para que no pierda esponjosidad.

Horneando. A mí me gusta hacer siempre una pequeña prueba. Pongo en un molde pequeño algo de masa y lo pruebo antes, para saber si ha quedado bien el grande. Sobre todo, si es un pastel para llevar a casa de alguien.

Horneando. Me gusta hacer una pequeña prueba del pastel, de ahí el model pequeño. Sobre todo si es un pastel para llevar a casa de alguien. Lo pruebo y así me aseguro de que el grande esté rico

A partir de los 35-40 minutos, pincha el pastel en diferentes puntos con un mondadientes y cuando te salga limpio, ya lo tienes.

Deja que se enfríe  unos 10 minutos sobre una rejilla, antes de desmoldarlo.

Delicioso, ya lo verás. Triunfo asegurado!

El bizcocho acabado de salir, reposando sobre una rejilla. Hay que esperar unos 10 minutos antes de desmoldarlo.

Este pastel tiene una variación sencilla. Si no te gusta el limón, puedes probar con una naranja. En lugar de añadir la cáscara y el zumo de un limón, añade la cáscara de una naranja y su zumo. Muy rico también.

Anuncios

4 Respuestas a “Bizcocho de limón irresistible

  1. Raquel Villanueva

    Voy a probar a hacerlo con naranja porque no tengo limones a mano y os cuento!

  2. Cris me encanta la receta encuanto pueda la pruebo y se lo diré a mi hijo Alberto que es cocinilla. Ya te comentaré los resultados.
    Ah te enviaré recetas fáciles y ricas ricas.

  3. Claro! Enviad recetas!!

  4. Voy a probar algunas de las recetas, os contaré que tal. Todo tiene buena pinta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s