Nuestra primera incursión en la alta cocina


Una de las cosas buenas que tiene la Navidad es que es la excusa perfecta para hacer comidas. De trabajo, con la familia, con los amigos. Anabel hace unas semanas nos dijo que nos reserváramos el día de hoy, que nos invitaba a su casa a comer. El menú, secreto, pero con una advertencia: nada de pasta con tomate, ni de pollo al horno. “Voy a atreverme con la alta cocina”. Guau!

Y al final nos hemos atrevido todos. No nos ha quedado como en la foto, pero era digno, estaba bien bueno y, lo mejor, es que nos lo hemos pasado en grande. Y eso es una de las mejores cosas que tiene la cocina, divertirse elaborando el plato y luego, claro, comiéndotelo.

Libro de recetas de Carme Ruscalleda

Libro de recetas de Carme Ruscalleda

Anabel había entrevistado hacía poco a Raül Balam, el chef hijo de Carme Ruscalleda, para Público. Y éste nos había (sí, a mí también!!) invitado a comer a su fantástico restaurante, Moments (Raül, sabem que tenim un post pendent sobre l’àpat brutal que ens vas oferir!). Fue una delicia. Un goce para todos los sentidos. Y además, Raül le había regalado a Anabel el libro de recetas de los 20 años del Sant Pau, el restaurante de Carme Rucalleda en Sant Pol de Mar. Total, que Ana escogió dos de los platos que aquel día comimos y hoy los hemos hecho como buenamente hemos podido. El primero era una sopa de bacalao y setas, con mazapán, que nos ha quedado bastante bien, modestia aparte. Estaba muy rica. Y el segundo, una albóndiga sorpresa. A nosotros nos ha quedado, ejem, algo grandecita… pero lo cierto es que de sabor estaba rica.

Anabel y Vicenç preparando la sopa de bacalao

Anabel y Vicens preparando la sopa de bacalao

Os voy poniendo algunas de las fotos del proceso, para que veáis que realmente se puede cocinar en equipo, pasártelo bien y echar unas risas, además de comer fenomenal. Anabel ha prometido colgar las recetas de los platos que hemos comido.

A mí lo que me ha gustado de hoy es comprobar que a veces las cosas no son tan difíciles como nos parecen. A veces creemos que porque son platos de Ruscalleda, de Adrià o de los Roca, pues que no nos van a salir. Y claro, la primera vez no nos van a quedar como a ellos, y seguramente nunca nos queden tan ricos ni con la misma pinta que a ellos, pero bueno, podemos hacer nuestros pinitos y cocinar algo especial para ocasiones especiales. La verdad es que en la receta no hay nada excesivisimamente complicado. Creo que lo más importante es ser metódico, tener paciencia y tomarse las cosas con calma. No tener prisa. Y disfrutar, sobre todo disfrutar. Y vosotros, ¿¿os habéis atrevido a hacer la receta de algún gran chef??

Momento fatídico en el que Anabel descubre que, en el tiempo en que ella había bajado a la estación a buscar a un amigo, nosotros habíamos... reversionado la versión de la receta de Ruscalleda...

Momento fatídico en el que Anabel descubre que, en el tiempo en que ella había bajado a la estación a buscar a un amigo, nosotros habíamos... reversionado la versión de la receta de Ruscalleda...

Anuncios

2 Respuestas a “Nuestra primera incursión en la alta cocina

  1. Jeje, me gustaría saber en qué consistió esa reversión de la receta!!

  2. A la próxima no falto! La cita en Tortosa era obligada, pero ahora me he “acojonao” un poco al ver las superrecetas que hicisteis! Madre mía, qué cracks!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s