Contradicciones de la vida moderna


Gastropolítica. Es un nuevo concepto que me acabo de inventar. O quizás existe realmente, no lo sé. El caso es que me viene bien para hablar de esa extraña relación que a veces hay entre gastronomía y política. Ahí va un ejemplo.

Acabo de volver de un viaje a Bruselas, donde he asistido a la clausura del Año Europeo de la Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. En la primera jornada, como bienvenida, nos invitaron a unos 40 o 50 periodistas de toda Europa a una cena con ministros de varios países.

Os muestro el menú…

Primer plato:

Terrine de col vert a l'orange et confiture d'oignons à la kriek

Segundo plato:

Waterzooï de cocou de malines aux légumes croquants

Postre:

Gaufre de Bruxelles et glace au spéculoos

Más un buen vino, café y dulces típicos belgas. Mmmmm… apetitoso, ¿verdad? Con esos nombres tan ininteligibles pero tan atrayentes… La cena hubiera sido ideal si no fuera porque estábamos en uno de los restaurantes más tradicionales (y más caros) de Bruselas, La Maison du Cygne, en plena Grand Place, celebrando, recordémoslo, un acto que gira alrededor de la pobreza. Supongo que ellos también lo tenían presente, porque a mitad del primer plato nos interrumpieron para pasarnos, allí, in situ, unos vídeos sobre niños que se mueren de hambre, familias que viven bajo el umbral de la pobreza, colectivos marginados…

Después de cada vídeo, bonitas palabras de las autoridades políticas sobre lo bien que lo están haciendo para erradicar un problema que afecta a millones de europeos (una ministra, por cierto, se dejó el primer plato intacto). Pero no estamos hablando de Rumanía o de Bulgaria. A unos pocos metros del restaurante, en la estación de Gare Centrale, y sobre esa misma hora, decenas de indigentes acuden cada día a una especie de comedor de beneficencia ambulante para que les den de comer algo caliente. Y os aseguro que esa masa pastosa dentro de una taza de plástico no tiene nada que ver con nuestro “waterzooï de cocou de malines aux légumes croquants”.

Y ahí estaba yo, en medio de todo ese circo, preguntándome si se trataba de una novedosa manera de sensibilizar al personal a base de provocarle un corte de digestión o algo así… Y pensaba: “Dios, ¿es que nadie va a decir nada?”, cuando mi homólogo eslovaco, sentado enfrente de mí, protagonizó la siguiente conversación con una de las organizadoras, sentada a mi derecha:

PERIODISTA: ¿Has elegido tú el restaurante?
ORGANIZADORA: Sí.
PERIODISTA: Cuéntanos. ¿Por qué éste? ¿Es típico de aquí? ¿Hacen comida tradicional?
ORGANIZADORA: Sí, es uno de los más conocidos.
PERIODISTA: Pero no el más barato, ¿no?
ORGANIZADORA: …

Gracias, Sergej. Al día siguiente, aprovechando que dos de los organizadores me preguntaron si me había gustado la cena, dejé caer la bomba. Y entonces me dijeron que la elección del restaurante también respondía a motivos sociales: fue allí donde el filósofo Karl Marx empezó a escribir su “Manifiesto comunista”. Ah, bueno, ya me quedo mucho más tranquila…

Lo sé, soy una idealista, pero de verdad que pienso que no podemos teorizar sobre el hambre en el mundo mientras nos pegamos la cena padre. Es una contradicción. Y muy aberrante. Yo entiendo que tuvieran que montarnos el paripé, pero entonces que prediquen con el ejemplo y nos lleven a cenar a un sitio modesto, ¿no? Que los grandes cambios empiezan con pequeños actos individuales. Como dice el amigo Macaco, “una gota junto a otra hace oleaje, luego mares, océanos…”.

ANABEL

Anuncios

3 Respuestas a “Contradicciones de la vida moderna

  1. Totalmente de acuerdo. Los grandes cambios empiezan con pequeños actos. Todo suma.

  2. East Side Gallery

    Bueno, en realidad es como todas esas cenas benéficas que hacen las celebrities para salir en la foto y mostrar al mundo su enorme generosidad.

    Besos!

  3. Me encanta la reflexión! Gracias Anabel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s