Pastel de chocolate blanco y frambuesas


Hoy es el cumple de mi hermano pequeño. Cumple nada menos que 30… Cómo pasa el tiempo… Recuerdo perfectamente el día en que nació, cuando mi madre rompió aguas, cuando me llevaron al hospital a verlo. Allí estaba él, ¡el niño más grande de toda la sala de maternidad! Morenito, regordete. Monísimo.

La cosa es que hoy celebramos una comida familiar y yo he querido hacerle el pastel de cumpleaños. A él le encanta el chocolate blanco, de manera que he buscado una receta con este tipo de chocolate para él. Y la verdad es que ha quedado muy rica. El pastel que sale es esponjoso, ligero, no se hace para nada empalagoso, la textura es muy rica. Y el contraste con las frambuesas queda fabuloso. Es bastante fácil de hacer y en cuanto a tiempo, más o menos, vais a tardar una horita. Aquí va:

Ingredientes

140 gr de chocolate blanco                                                    85 gr de harina

110 gr más media cucharada de mantequilla                 35 gr de almendra molida

140 gr de azúcar blanquilla                                                   200 gr de frambuesa

4 huevos grandes (claras y yemas separadas)               azúcar lustre para decorar

1 cucharada de esencia de vainilla                                      crema de leche espesa

Cómo se hace

Troceamos el chocolate blanco (yo sólo he encontrado milkybar en el super :<) y lo ponemos a que se deshaga al baño maría, a fuego lento. Lo vamos moviendo para que no queden grumos.

Una vez deshecho, lo apartamos y lo dejamos reposar unos 10 minutos, para que se enfríe un poco. Mientras, batimos la mantequilla (importante que esté a temperatura ambiente. De hecho, todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente) con la mitad del azúcar hasta que la mezcla quede blanquinosa y cremosa.

Luego, añadimos una a una las yemas de los huevos sin parar de remover. A continuación, incorporamos la vainilla y el chocolate deshecho. Una vez se ha hecho una pasta homogénea, que ya veréis que cuesta un poco de remover, tamizamos la harina y la vamos mezclando y agregamos también las almendras molidas. Lo mezclamos todo bien hasta que se haya formado una pasta homogénea.

Batimos las claras hasta que queden muy espumosas y sin dejar de batir, añadimos el azúcar restante, poco a poco, no de golpe. Y seguimos batiendo un buen rato, como si quisiéramos llegar a punto de nieve, hasta que se formen crestas. Es importante paciencia en este punto porque la esponjosidad del pastel dependerá de lo bien y mucho batidas que estén las claras.

Vertemos poco a poco esta mezcla a la del chocolate, dándole aire, removiendo con cuidado. Y de allí, ¡al molde!

Yo he optado por hacer dos minipasteles en lugar de uno solo, porque no tengo claro que a mi hermano le gusten las frambuesas. De manera que uno lo he decorado simplemente con azúcar y unas letras de chocolate, y el otro, sí que lleva fruta. Pero vamos, esta receta está pensada para un molde de unos 23 cm de diámetro.

El horno debe estar a 160ºC y hay que hornear la masa unos 35 minutos. Ya veréis que sube bastante. Dejad que se dore un poquito por arriba. Para acabar, cubrimos el pastel con las frambuesas frescas, espolvoreamos con azúcar lustre y lo acompañamos con una jarrita con crema.  Delicioso..

Opciones: en lugar de azúcar lustre se puede espolvorear con cacao en polvo. También queda rico. O en vez de frambuesas se pueden usar fresas o mango o arándanos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s