Archivo de la categoría: Panes

Pa sense feina

Sí, sí, sense feina. El meu amic Jordi Dorca, realitzador de tele, ens passa aquesta recepta que va aprendre fent “Sota terra”, un programa d’arqueologia de TV3 presentat per aquest magnífic divulgador de la història que és Eudald Carbonell.

Al programa en qüestió hi ha una petita secció de cuina que recupera receptes tradicionals catalanes que tenen a veure amb la zona excavada. En el capítol dedicat a la fortalesa d’Els Vilars d’Arbeca, a la comarca de les Garrigues, fundada fa 2.800 anys per la tribu ibèrica dels ilergetes, van explicar la recepta del pa sense feina, que ha estat recuperada per la Fundació Alicia, de Ferran Adrià.

Ingredients:
400 g de farina
300 g d’aigua
2 g de sal
10 g de llevat fresc o deshidratat

Elaboració:
1. Dissoleu el llevat en l’aigua a temperatura ambient i afegiu-hi la resta d’ingredients.
2. Remeneu la massa suaument durant 30 segons i deixeu-la fora de la nevera una hora.
3. Poseu-la a la nevera i deixeu-la reposar un dia, tapada amb un drap o paper de plàstic.
4. Traieu-la de la nevera i poseu-la dins d’una cassola petita ben enfarinada.
5. Deixeu-la a temperatura ambient fins que la massa dobli el seu volum.
6. Enforneu-la 30 minuts a temperatura màxima (uns 250 graus) amb la cassola tapada.
7. Traieu el pa de la cassola i enforneu-lo 10 minuts més sense cap recipient.
8. Deixeu-lo refredar.

ANABEL

Las migas de los Herrera

Migas al fuego de leña

Para el clan de los Herrera, las migas no son una comida, son un acontecimiento social. Es el día en el que nos juntamos toda la familia y nos consagramos a cocinar, comer, beber, conversar, reír… Sin prisas. Se sabe cuándo se empieza, pero nunca cuándo se acaba.

También es el día en el que me conceden el capricho de comer mi plato favorito de toda la vida. Uno de los recuerdos más nítidos que conservo de mi infancia es cuando mi padre hacía migas y mi hermana y yo íbamos a la cocina constantemente para preguntar: “¿Ya estáaaaaan?”. “Todavía no”. “¿Y cuánto faltaaaaa?”. “Poco”. Y el “poco” se convertía en una eternidad, por eso mi padre, para tenernos entretenidas un rato, nos decía que pusiéramos la manita y nos echaba un puñadito para que las probáramos. Nunca hemos perdido esa costumbre.

Porque en realidad es un juego. Tú sabes perfectamente que las migas todavía están crudas, pero aun así preguntas. Y él sabe que cuando preguntas en realidad lo que quieres es probarlas. Jugamos sin delatarnos. Es un pacto no escrito.
Sigue leyendo

Seguimos con el pan….

Hoy en Consumer publican un monográfico sobre el pan. Está muy bien, supercompleto. Os recomendamos que le echéis un ojo

Lo podéis encontrar aquí (consumer.es/pan)

Pan casero

Ayer fui a ver a mi amiga P y a B, el niño de mis ojos, una preciosidad a punto de hacer los dos años y que… dice zapato con una claridad despampanante. Hacía mucho mucho que no nos veíamos y P me trajo un regalo atrasado de cumpleaños. Una bolsa y dentro una caja super bonita. Y dentro de la caja, esto…

Diferentes tipos de harina (de espelta, de maíz, integral, blanca, de trigo sarraceno) y de semillas (de lino, de amapola de calabaza, de sésamo). Y en el fondo, debajo del todo, un libro: Pan: hecho en casa y con el sabor de siempre, de Xavier Barriga, el artesano panadero de Turris. Para quienes no sepáis qué es, os diré que es una de las mejores panaderías de Barcelona. Xavier viene de familia de panaderos y hace pan del de antes, del que tenía sabor Elabora de muchos tipos, todos deliciosos y también vende bollería, claro, y todo tipo de harinas y levaduras. El año pasado, P justamente vino un día a casa a comer y me trajo unos cuantos panecillos de Turris, realmente deliciosos. Era un placer comérselos solos. Podéis leer más sobre él y su panadería aquí y aquí

Sigue leyendo

Foccacia

Hace ya algunas semanas, por no decir meses, fuimos a un taller de pan en Aula Gastronòmica. De hecho, hay algún post en este blog sobre aquel taller. Nos enseñaron a hacer varios tipos de pan, algunos realmente sencillos, como la foccaccia. Se trata de una especie de pan plano, que recuerda a la pizza, y que es muy popular en la cocina italiana. Se cree que procede de los etruscos. Se le suele añadir especias, hierbas y aceite, queso y carne, verduras, combinado de todas las formas posibles que la imaginación permita. En otros países, como Argentina, existen variaciones de la foccaccia, como la fugazetas.

A mí me gusta más el sabor de la foccaccia. Es más sabrosa que la masa de pizza. El día del taller, nosotras preparamos una de queso y bacon, que realmente estaba muy rica.

Sigue leyendo

Sobre talleres de pan y grisines de parmesano

Sandra, Lidia, Cris y Anabel, en el taller de pan.

Sandra, Lidia, Cris y Anabel, en el taller de pan.

Hace ya algunos días, de hecho, más de un mes (!!! Cómo pasa el tiempo!!!) participamos en un taller de pan. Fue un regalo que me hizo Anabel por el cumple y allá que nos fuimos cuatro amigas a pasar un buen rato y aprender a hacer pan. Tengo una amiga, Paulina, que antes de tener a Bruno, cuando la invitabas a cenar o a comer aparecía con una cestita monísima llena de panecillos que ella misma elaboraba. ¡Nada de panificadoras! Hacía algunos integrales, otros con nueces, de parmesano, con tomates secos.. una delicia. También ella y Jandro, su pareja, hacen una base para pizza buenísima. Sin embargo, las veces que he intentado seguir su receta no me ha quedado ni la mitad de bueno. De hecho, el pan siempre me había quedado duro por fuera y crudo por dentro. Un desastre.

En el aula gastronòmica, la profesora, Mireia, nos explica cosas para hacer un buen pan

El taller de pan que seguimos las cuatro mosqueteras que aparecemos en la foto era en Aula Gastronòmica, un lugar que, sin duda, merece más de un post. Fueron dos horas de taller en el que aprendimos a hacer cuatro tipos de pan. Y nos los zampamos, claro. Lo bueno de este taller es que aprendes a hacer cosas que luego sí te puedes hacer en casa. De hecho, Anabel hace poco nos preparó un bollito de cereales y unos grisines para una comida buenísimos.

Comenzaremos con la receta de los grisines

Sigue leyendo

Pan de espelta

Hace un par de meses me hice un test de intolerancia alimentaria y me prohibieron la levadura química o industrial. Desde entonces me he vuelto una ávida lectora de etiquetas de alimentos… ¡No os podéis imaginar la de cosas que llevan levadura! ¡Y de natural, nada! Así que me estoy aficionando a preparar yo misma cada vez más cosas. Hoy he hecho pan de espelta. Aunque parezca difícil, el único requisito, además de disponer de todos los ingredientes, es tener unos buenos músculos en los brazos para amasar…


Sigue leyendo