Archivo de la etiqueta: productos locales

Pros y contras de tener un huerto urbano… ¡en Londres!

Cuando mi amigo Juan me dijo que quería plantar un huerto en el jardín de su nueva casa, pensé: “este tío se ha olvidado de que vive en Londres”. Pero no, no, qué va, era consciente del reto, y de hecho le motivaba conseguir cultivar sus propios productos teniendo un clima tan poco favorable. Le pedí fotos y que me contara cuatro cosas sobre el experimento, y ha escrito este post para vosotros, explicando los pros y contras de tener un huerto en casa en general.

Juan plantó, en el jardín, fresas, moras y frambuesas. En el huerto, coles, pepinos, maíz, rábanos, zanahorias, cebollas, tomates, calabacines, espinacas, lechugas y pimientos. Además, albahaca, romero y tomillo en tiestos. Gracias a la lluvia, le han salido unas fresas y unas moras buenísimas. Y por culpa de la lluvia, no le brotaron el maíz ni el pepino, por ejemplo. Suerte que al jardín le da todo el día el sol… ¡cuando sale! Ahora está batallando con los caracoles, que se lo comen todo antes de que le dé tiempo a recogerlo…

Aquí tenéis su post. ¡Mil gracias, Juan!

Tener un huerto requiere bastante trabajo y esfuerzo. Requiere horas y horas de trabajo: sacar las malas hierbas, fertilizar, regar continuamente, tener cuidado con las plagas, sacar las malas hierbas, sacar las malas hierbas…

¿Vale la pena? He aquí una lista de pros y contras:
Sigue leyendo

Anuncios

En defensa de los productos locales (again)

Mis verduritas gavanenses

Sí, ooootra vez con el mismo tema, pero es que hoy estoy realmente entusiasmada. Tres días después de localizar por fin el parque agrario de mi comarca, que es donde venden y distribuyen los productos de los payeses de la zona, he conocido a uno de ellos. Bueno, no es que haya sido un encuentro fortuito. El caso es que ayer llamé a mi madre para contarle lo de mi descubrimiento y va y me suelta: “Pero si yo le compro directamente al payés”. ¿Quéeeee? ¿Desde cuándo, si puede saberse? ¿Y por qué no me lo has dicho hasta ahora, eh?

Total, que hoy me he perdido por los campos de Gavà hasta encontrar a José, que me ha proporcionado todas esas verduritas que veis en la foto. Lo que más me gusta es el contraste con las grandes superficies comerciales que se ven ahí al fondo… ¡jeje!
Sigue leyendo

En defensa de los productos locales

Agrotienda de productos autóctonos del Baix Llobregat

“La gente se piensa que alimentarse es un acto pasivo”. La frase la pronunció ayer el cocinero Isma Prados durante la mesa redonda Productos agroalimentarios: más sostenibles, más saludables, celebrada en el marco del Fòrum Gastronòmic Girona 2011.

Pues estoy de acuerdo. Yo muchas veces les he propuesto a mis amigos un juego: ir al supermercado y leerse la etiqueta de la bandeja de bistecs de ternera, por ejemplo, para conocer el “currículum” del animal. Ves cosas como: “nacido en Polonia, criado en Bielorrusia y sacrificado en Eslovaquia”. Que sí, que sí, ¡os lo juro! Haced la prueba, y mejor con un mapa de Europa en la mano para ver las distancias entre países, que ya puede ser el descojone.

Entiendo que pueda responder a criterios económicos, pero yo prefiero la ternera de Girona y el pollo de Sant Boi de Llobregat que me vende mi carnicera, aunque me cueste algunos euros más el kilo, qué queréis que os diga. Porque alimentarse, al menos en los países desarrollados, es, o debería ser un acto activo. Tú puedes elegir.

Luego está, en el lado opuesto, toda la gente que consume productos ecológicos. Genial, pero tenéis que saber que también utilizan algunos pesticidas y aditivos (que hoy pueden estar permitidos y luego más tarde descubrirse que son perjudiciales y retirarse del mercado). Otra cosa que desconocemos es que, al igual que ocurre con la agricultura de toda la vida, a veces los alimentos ecológicos no se dejan madurar suficientemente, se recogen antes de tiempo. Entonces importa bien poco que sean ecológicos, su sabor no será diferente al de los otros.
Sigue leyendo